miércoles, 16 de julio de 2008

HABITANTES del deshielo


(después de un concierto de Springsteen, en un viaje en tren San Sebastián –Valladolid)

Era danesa y leía un libro del habitante del alud, un tipo apellidado Walser.
Estas palabras están escritas con un lápiz que me prestó durante el viaje. Un lápiz comprado en alguna parte de Copenhague, mientras una hermosa mujer escapaba del invierno.
Cambio de planes, entresijo lento de itinerarios. El sol es un perro policía que busca la nieve derretida de su maleta. Jamás sabré cómo se dice en danés “en la siguiente parada aguarda una vida nueva para los dos”. La muerte lenta de un traductor que orina mirando a las estrellas.
Cambio de planes, el revisor llega en enjambres de luz, con racimos indivisos y caricias desinformadas poblando su húmedo esternón. Pasajeros os reto al juego “del gato y el ratón” correteando por el poema. Es complicado amarse en la clase turista.

Sentados bajo la nieve blanca de su belleza
el viaje acaba antes de empezar (viajamos a un horizonte
de ángeles en huelga de hambre. Dios por no llorar, sonríe)

Se va acabando la punta de su lápiz…

Era danesa y se acariciaba el alma pensando en Robert Walser.


6 comentarios:

38 grados dijo...

Qué placer leerte.
Hacía tiempo que no leía una historia de trenes tan bella.
un abrazo


Pd: yo de tí escribiría al Ministerio de Educación solicitando la obligación de aprendender el castellano y el danés desde primaria....

una vida lo que un sol dijo...

qué linda historia, Roberto.

y qué digo yo ahora?

la chica danesa leía Microgramas y te prestó el lápiz de Walser para escribir tu historia... seguro.

el post tuyo que más me ha gustado: éste.

una belleza.

yo no sé si me acarició yo o me acaricia él cuando leo a Robert Walser...

qué bonito.

Gracias.

Pd: si te hubieras presentado a un concurso de relatos sobre viajes en tren, yo te hubiera votado infinitas veces...


muuas!

Clowndestina dijo...

me gsuta también tu espacio clandestino y en letra roja.

Encantada!

Efrem dijo...

Hoy estoy descubriendo un montón de blogs fascinantes como este. Gracias por todos estos textos.

Saludos!

David dijo...

¿Es que siempre estás igual, tío Ro?

Roberto dijo...

38 grados y una vida lo que un sol..gracias por vuestras palabras, merece la pena esto del blog simplemente por que lea estos comentarios vuestros...miles de abrazos

clowndestina, tenemos algo en comñún y es la pasión por lo clandestino, así que espero coincidir miles de veces contigo por nuestros blogs...un beso

David!!! sabes que nunca cambiaré..no tengo solución..jeje un abrazo