jueves, 30 de diciembre de 2010

llamadme romántico pero...

(miedo a que se los lleven de nuestras vidas)

Y si nos quitan los libros? A donde coño irá a parar esa manera implícita de conspirar con tu librero? Resérvame “una temporada en el infierno” de esa edición de Buenos Aires, o tráeme ese raro de Gombrowicz, no tardes mucho, no creo que aguante una semana más. Una dosis de belleza sectaria que se come tu propia sombra.

Un sábado por la mañana sales de casa con la firme intención de aprovisionarte de libros para el invierno que se te viene encima. Primero ellos, ya habrá tiempo para unas cervezas. Unas veces, los compras feos, ajados, manchados, algunos albergan cartas de amor o notas de suicidio, otras veces nuevos, pulcros, con olor al pegamento que inhalas en tus insomnios, ásperos o tersos como una mañana roja de legañas y amor…

Y si nos los quitan? Y si ya no más desperezos entre ellos y el hueco dejado por las lágrimas? Y si arden las librerías en tus sueños? Y si ya no hay más amaneceres en los que con tu mano derecha sostienes precario la metafísica de la palabra y con la izquierda acaricias el sexo fascinante de una mujer?

viernes, 24 de diciembre de 2010

ese lugar

Fotografía de Robert Doisneau.

Para ella que ama a la Pizarnik.


un día sales a la calle y no hay nadie.

caminas solo

lloras solo

digieres las flores azules solo

escribes en el reverso de la incomprensión

direcciones de gente que no existe

(a veces la muerte)

caminas y la frutería callada,

tuerces la esquina

y el panadero no está en el reino enmohecido de la harina,

atraviesas el parque y los columpios fagocitan

los restos de niños invisibles.

siempre de fondo oyendo

el caudal sereno de la vida

acariciándote,

agua limpia goteando el “samsara”

que te conduce a las afueras de la ciudad,

allí donde la hierba para siempre

alli donde las piedras y la casa desnuda

alli donde la lluvia septentrional…

jueves, 16 de diciembre de 2010

ruido

Fotografía de Masao Yamamoto.

y si sabes que los gatos ruidosos del corazón?

y si guardas bajo la hojarasca la mentira

que nos hace libres?

es un demiurgo triste y pequeñito

el que transmuta lo cotidiano

en la piel y la saliva,

en la metáfora de la niña de ojos azules

que mira bajo su cama

y consuela al muñeco sin cabeza…

la rebelión se abre paso

por entre la sangre cosechada,

adentro

los maullidos del amor…


viernes, 10 de diciembre de 2010

en plena calle

Masao Yamamoto "A box of Ku"


hoy una sonrisa

a las ocho de la mañana

reaviva la panadería en llamas alojada en mi respiración. un gesto te puede salvar, una mínima comunión con los seres que atraviesan las calles tan perdidos como tú. un habla manchado de flores insalubres, el regocijo del aguardiente y el sudor, y la brisa …

si me sigues sonriendo así, (me fascina)

saldré corriendo paralelo al amanecer,

con ansias

de hacérmelo con las palabras bajo la lluvia,

les hablaré a mis zapatos

de la escandalosa doble vida

de todos mis poemas…

jueves, 2 de diciembre de 2010

manos que buscan

otra mujer de esas que sueña Vettriano...


traigo las manos manchadas

de plastilina

las traigo involucradas en tu sexo.

Negocios turbios. un tipo de asuntos internos

en un coche negro

y unos donuts podridos en la guantera.

Siempre es lo mismo, apenas

un repunte del odio en la ciudad.

Y tal vez te traigo

música

té hirviendo en los bolsillos

ramas cosidas al viento

una fragua donde los caracoles

cesan melodramáticos.

Ayer me descubrí prometeo

encadenado

a un otoño

a una lenta represalia…

y por qué no lamer los delfines varados de tu playa?


jueves, 25 de noviembre de 2010

mi patria, las minúsculas...

(otra vez Van Gogh haciendo magia)

cuando salgo de los límites de mi sombra

cabalgo perros vagabundos

que se pierden

en el horizonte.

allí llegaremos sembrando odios

que nos callamos.

una crisis de absurdidad.

un arcángel llegado del mas acá

pisotea un cigarrillo mal apagado.

las mariposas ciegas

que solo sirven para encalar

las paredes agujereadas del viento.

hacia allí caminamos. sin techo

un hálito de intemperie.

vamos callando odios.

en esa cabina abandonada

suena sin parar el teléfono

desde el primer día soleado

del mundo…

viernes, 19 de noviembre de 2010

"episodios extraños de canibalismo galáctico"

(Volví a Rimbaud, volví por los viejos caminos. Otra vez hasta el cuello de mierda y de belleza)
te muerdo. déjame hacerlo lento y suave. me muerdo mi propia desnudez, pequeñito, apenas un ratón ante tu desarraigo azul. y como tal, el devaneo metálico de nuestro transiberiano que surca la estepa infinita. vagón 0002. una cama, un grifo mal cerrado, una gota que resbala por nuestros alaridos. un neceser, espuma de afeitar y unas tijeras de manicura. la lluvia suplica compañía en lo ignoto de tu sexo. tienen hambre de revancha nuestras lenguas que mastican las piedras caídas de los árboles (Demóstenes domesticando al dragón)

nuestra piel es un sintagma desprovisto de respuestas, donde dice “átame la lujuria” debe leerse “te quedan dos mil quinientos kilómetros para morderme la nostalgia”. la reserva pagada al contado. amantes desnudos que no se dicen. polizones que se contagian el vacilo del amor en un vagón de tercera. déjame morderte, después de los besos habrá tiempo para el saqueo y la ley de tierra quemada.
en el país de la provisionalidad te leo a Rimbaud, mientras
cogidos de la mano,
nos vamos hundiendo en el silencio

viernes, 12 de noviembre de 2010

poeta tirado en la intemperie

de tres tragos

bebo

oscuro y mojado

la lluvia que me increpa

Disimulándome la sombra

ovillándome

la piel

con trasiegos de lenguas


de tres tragos

pequeño y constipado

abro en canal palabras

fecundo poemas

como el amor

se tira hermoso

a los pies del vendaval


un poco de rocanrol

de tres tragos

uno

dos

tres

te olvido sin haberte conocido.

sábado, 6 de noviembre de 2010

tal vez acabe el miedo



Me gusta escuchar la palabra “Llibertat” de la boca de Lluis Llach incluso cuando no la dice, sólo se la presiente. Suena larga, paquidérmica, medida en años luz. Existe remota como un planeta poblado de cipreses invisibles.

Si no soy libre ¿dime como coño voy a entender el rumiar incandescente del pájaro que muere entre las olas? Tengo miedo de las razones amortajadas que duermen a la intemperie y que me hagan atrofiarme, hacerme pequeño, encorvarme como un viejito que le canta boleros desesperados a la tierra. La violencia contra alguna jerarquía. Mis enemigos me susurran que mis peces de colores de cuando tenía cinco años, no están en ningún cielo, ellos se encargaron de jugar con sus ojos secos contra la pared metálica de la tristeza. Clan, clan, suenan sistemáticos para siempre. Tal vez se acabe ese maldito tintineo. Tal vez se acabe la plegaria mirando al rincón de la vida. Dicen que quedan metáforas entre la basura.

Grítame libertad con los dedos en llamas

grítamelo fuerte, proclama la abolición de la lejanía, necesito de tu hambre de revuelta, y de tu calor, necesito de tus mareas que sostienen a la luna entre la oscura dictadura de los astros…

(dímelo fuerte)


Letra de “I si canto trist”:

Jo no estimo la por, ni la vull per a demà,
no la vull per a avui, ni tampoc com a record;
que m'agrada els somrís
d'un infant vora el mar
i els seus ulls com un ram d'il·lusions esclatant.

I si canto trist
és perquè no puc
esborrar la por
dels meus pobres ulls.

Jo no estimo la mort
ni el seu pas tan glaçat,
no la vull per a avui, ni tampoc com a record;
que m'agrada el batec d'aquell cor que, lluitant,
dóna vida a la mort
a què l'han condemnat.

I si canto trist
és perquè no puc
oblidar la mort
d'ignorats companys.

Jo no estimo el meu cant, perquè sé que han callat
tantes boques, tants clams, dient la veritat;
que jo m'estimo el cant
de la gent del carrer
amb la força dels mots
arrelats en la raó.

I si canto trist
és per recordar
que no és així
des de fa tants anys.
(Letra en castellano)
Yo no amo el miedo, ni lo quiero para el mañana,
no lo quiero para hoy, ni tampoco como recuerdo;
me gusta la sonrisa
de un niño junto al mar
y sus ojos como un ramo de ilusiones estallando.

Y si canto triste
es porque no puedo
borrar el miedo
de mis pobres ojos.

Yo no amo la muerte
ni su paso tan helado,
no la quiero para hoy, ni tampoco como recuerdo;
que me gusta el latir de ese corazón que, luchando,
da vida a la muerte a la que lo han condenado.

Y si canto triste
es porque no puedo
borrar el miedo
de mis pobres ojos.

Yo no amo mi canto, porque sé que han callado
tantas bocas, tantos clamores, diciendo la verdad;
que yo amo el canto de la gente de la calle
con la fuerza de las palabras
enraizadas en la razón.

Y si canto triste
es porque no puedo

borrar el miedo

de mis pobres ojos.

LLuis LLach.

martes, 2 de noviembre de 2010

A los que escriben las sábanas


La cruzada

de las rimas y la piel.

Estate tranquila,

la noche tiene sus guardianes

que se aman

en la espesura,

allí donde la profundidad.

Respira, despabila,

era un sueño nada más,

sólo han sido

disparos

en un parvulario vacío.

Sudemos, corrámo(nos) , lloremos,

sobre esta sábana

de abluciones interminables.

Se me pone el corazón vagabundo

Las sinalefas

se bajan a beber

agua a tu vientre

y las flores que te nacen de la quijada,

en la tristeza

libertaria de gozar más alla de la materia .

Muriéndonos de hambre una noche que no tiene fin.


Nota: Plan de fuga para un miércoles

cualquiera

a eso de las doce

en mi silencioso jergón…

martes, 26 de octubre de 2010

hacia ti

"Desnuda con medias verdes".- Egon Schiele



Me secundan mariposas negras

Hacia ti

Hacia ti

corro jactancioso y libre

trepo a tu ombligo

miro hacia las estrellas

subo y subo

para nunca cansarme de lamer

la noche desalojada

entre tus tetas.

Soy hacia ti

existo hacia ti

tuyo hacia ti

dentro de la hermeneútica de sábanas

embadurnadas de luz.

Tu piel respira exordios

antorchas

contenedores en llamas.

Orino cansado

perro de tus tardes.

Soy mordisco

pedrada caliente

soy

algaradas de peces azules que estallan

dentro de ti…


martes, 19 de octubre de 2010

agua

Desnudo en el agua. Salvador Dalí.


(Leyendo a Andréi Bieli)

Tengo miedo. Mi piel es galeón, piedra salvaje dentro de una taza de té, huracán que nos peina (a los dos) la tristeza de medio lado. No creo que pueda llegar a tierra firme. Las fuerzas flaquean y me abandono. Ese que fui ahora es el que no será, tal vez dos siameses que luchan por comprenderse.

Braceo a duras penas. Unos segundos bajo el agua. La superficie. Voy a morir. Tal vez el otro sobreviva. Tengo miedo de la lucha de clases que estalla en el vientre de la ballena, tengo miedo de no poder explicar a tus ojos el desorden que se aloja en mi respiración. Es una putada irse así, con los recuerdos mojados, arrugados, girando desahuciados en el remolino. (Vuelvo a tener cinco años. Hace frío afuera. La hoguera de la chimenea me calienta mi noche de ovejitas). Metraje ínfimo pero tal vez suficiente.

Cuando llega el final en las películas sucede un contrapicado grandilocuente, la música se hace atronadora para rendir pleitesía al héroe. Aquí en este lado, ínfima visión del otro que te mira y ya te comprende, ínfima manera de dejarme arrastrar por el mar para siempre.


martes, 12 de octubre de 2010

un amigo


Jon Cazenave inaugura su nuevo trabajo este jueves, 14 de octubre, en Getxo. Allí nos vemos si podéis y os apetece. No os perdáis sus fotografías, son sencillamente acojonantes.


Para Jon (compañero, si con diez cervezas cambiamos el mundo,

imagínate lo que vendrá)

Niebla de rodaballos

que se te esconden en la mirada

y no hay manera de sacar

el amor de sus escamas.

Sentados en la sombra,

apretujados,

esperando la hora de amar

las heridas mal curadas de la belleza,

besando los gerundios

que crecen rebeldes bajo la tierra.

Fascinados

por la sinfonía muda

de tu país que guarda

la lluvia en los cajones.

Y cuando nadie mira,

miras y miras y miras

hacia abajo

hacia el laberinto que te recorre

hacia donde los terneros

sueñan con la longevidad traviesa de los metales…


(despúes continúo la búsqueda en Granada el fin de semana...)

jueves, 7 de octubre de 2010

una vez...

"Día de tormenta" Scott Steele

Su heineken, su estúpida manera de liar tabaco. Una vez conocí a un tipo que esnifaba nubes de tormenta y guardaba olas entre sus manos en el retrete azul marino de un tugurio de Madrid. Antes de llegar a casa las abandonaba en un contenedor. Después encendía un cigarro para atajar la desesperación.

Una vez conté mil gatos entre tus bragas, despeinados, atmosféricos, de uñas con la oscuridad, proclamando la soberanía de los tejados que traen las rojas delicias de la carne y la saliva.

Una vez ella desapareció para siempre en una estación de metro. La chica más hermosa de la tierra, y me sonrió a mi. Ella, descalza y con los pies mojados, vestida triste para un sueño, recién salida de un “affaire” lluvioso con Cortázar. Un limpiabotas ciego fue el último que la peinó…

domingo, 3 de octubre de 2010

Asuntos macroeconómicos a las puertas de un paritorio

(instantánea del telecospio Hubble)


/jodidas páginas sepias del diario, no las soporto/

De ti a mi

principian los escombros subversivos

de la infancia

y los indios y vaqueros

reían

las gracias al que ordenaba

las metáforas por

rentabilidad agropecuaria

Érase una vez

una patria de ratones ciegos

que perdieron su cuarto y su queso

por la especulación inmobiliaria

Y nadie vino

a la fiesta de disfraces /solo los elegidos/

ellos trajeron

los osos de trapo con escalpelos

clavados en el tórax

Te acostumbraban

a la precariedad proscrita de los que besan

manzanas con gusano

a la usura de una lágrima

por ochenta dentelladas en

la lengua llagada de la verdad

y tienes que mirar igual

así son las cosas

(exactamente a como lo hacías entonces)

sin la furia alojada

en la camisa deshabitada

donde trigo seco

es el hambre de los pájaros

muertos

(minúsculos partisanos caídos en combate…)

sábado, 25 de septiembre de 2010

las ansias de que...


Fotograma de "Rojo". Krzysztof Kieslowski
(Cuando descubrí a Irene Jacob lo demás ya no importó)

Y por qué rock and roll?

Dímelo tu

(…)

Porque una lluvia cae

y desdecimos a los pájaros

que nos traen

el orgasmo el viento

la impostura y sus polillas

escribo entre tus piernas

la lengua de la iguana fría

una vez más

solo una vez más

escribiéndote

desde un corredor humanitario

cada vez más estrecho

Rock and roll?

a ella le gusta

la honestidad del cadáver en el maletero

que grazna al silencio incrustado

en el paisaje...

Porque

cuando te mueres

se acaba tu historia

la minúscula rebelión

apretujada en dos guarismos

me gusta sacar la cabeza de la nada

morderte suave

y besarte el cuello

para siempre…


viernes, 17 de septiembre de 2010

apuntes


Le petit mort

Vasos por el suelo

Humo botellas medio llenas

esa ligera reverencia

que le haces a la noche recién

acabada

todos se han ido a casa te cuesta

echar las sobras de la cena

a los perros anónimos del insomnio

añoras la furia

que gangrena el papel maché de tu casa de muñecas

pongamos que (eres)

un duque o un conde francés

que se bate en duelo

y que siempre pierde

una muerte amanecida con legañas

en unos ojos vacíos

en un descampado vacío

de nieve sucia

llevando en tus entrañas

otra espada

otro abismo de ciruelas atormentadas

Sentado sobre la alfombra

descalzo en el silencio

Todos se han ido

pongamos un poco de lluvia subiendo

por la pared (…)

jueves, 9 de septiembre de 2010

la hermosa disidencia


“ la belleza, incluso hoy, sobre todo hoy, no puede ponerse al servicio de ningún partido; sólo está al servicio, a largo o breve plazo, del dolor y de la libertad de los hombres. El único artista comprometido es el que sin rechazar el combate, se niega al menos a sumarse a los ejércitos regulares, me refiero al francotirador (…)” Albert Camus



desertor

(lobo transido de palabras)

te abrazo en la conjura

de las yemas de los dedos vacíos

mojado vienes por el

discurso caliente de la tierra labrada

de espanto / Compartamos la niebla /

allí donde ellos dicen respuesta

nosotros decimos pregunta

allí donde ellos escupen hacia arriba

nosotros pedimos disculpas al viento


miércoles, 1 de septiembre de 2010

primates que sueñan su libertad

Terraza del Café de la Place Du Forum. Vincent Van Gogh


A veces cuando hacemos el amor

los perros

que arden en los espejos de la locura.

A veces cuando hacemos el amor

me traes

la caricia desmantelada

del balancín vacío

en el atardecer.

Nos miramos y esa pobreza húmeda

de los objetos

me alimenta el desapego

del que juega con fuego

por el mero capricho de existir.

Hay un tragafuegos triste

en la esquina sesgada de nuestros cuerpos

exhaustos

diminutos

trémulos pájaros de jabón.



lunes, 23 de agosto de 2010

Ahora resulta que Nadie conoció a Miquel Bauçá


A todos los que se alimentan de anonimato

Alguien le llamó el “Salinger Catalán”. Poeta “maldito” ribeteado de ausencias, mago de la autosoledad, llamadle como queráis. Lo único que importa es que nadie le conoció. Su portera le creía perdido en los márgenes insalubres de la primavera, allí de donde nadie vuelve. El hombre que regentaba la tienda de ultramarinos debajo de su casa, le esperó a cenar durante treinta y cinco años. Él no estaba allí, ni en las reuniones de la comunidad de vecinos, ni en los partidos del Barça, ni en los vermúes de mediodía. El cartero le escribía falsas cartas de amor, o tal vez no fuesen tan falsas, que nunca lograba entregarle. Su editor abría el apartado de correos y encontraba un par de versos copulando con aires moribundos. Una gota de poesía. Un océano minúsculo que giraba sobre sí mismo y su despellejada hermosura.

Miquel eligió el camino del eremita que sueña en el corazón bullicioso de la ciudad. Trabajaba con sus manos, se asomaba a la muerte parturienta, y sacaba una hermosa criatura a la que la quedaban dos minutos de vida. Paraísos efímeros cultivados con sangre y alcohol. El autoexiliado que mueve la boca pero que calla desde el paraninfo calcinado de su vida. Nos hace señales pero nadie entiende la poética guerrera de la desolación.

La sintaxis encerrada en un piso de Les Corts. La escritura como ejercicio de invisibilidad. Irse marchando sin haber llegado aún a la fiesta. El invitado que ha olvidado el idioma del crepúsculo y dimite sin preguntar…