martes, 23 de junio de 2009

Naturaleza muerta en las inmediaciones de la vida

Le baiser, 1935 (Man Ray)
Las puertas de la percepción
tienen que parecerse a esto.
Un sintagma
apuñalado por la baba inservible
que transpiran los objetos,
muertos escondidos entre los árboles,
poemas biodegradables,
ignífugos los trajes violentos de la poesía,
y el ecosistema
que se muere de infinito
por la irresoluble soledad de los perros.
Si abres la puerta, te pierdes,
te desmigajas al viento sideral de un quejido,
te vas luminoso
por el maldito sumidero de la no- desesperación.
Y firmas por un mundo en construcción,
destartalado,
vajillas habitadas por lagartijas, fotografías
pelotas, caballitos de madera, cajitas de música,
zapatillas mordidas por una mascota que nunca
aprenderá a morderte la nostalgia.
Y el paraíso que se incendia al ritmo que el diablo nos pautó…

19 comentarios:

gloria dijo...

Ese diablo te contó el secreto, poeta, el secreto de una naturaleza al borde de la agonía, arrasada por la terquedad de tanta vida...

Versos de nostalgia que se incendian ante tu pluma...

Te sigo leyendo, sin descanso ni cansancio.

Besos rebeldes, compañero.

Cordelia dijo...

escuchaba "mi" gramola

pero la quito para leerte, no quiero que nada absolutamente me distraiga, así que me descalzo y te escucho a ti, a tu música

Beso de buenas noches

reina dijo...

El diablo no tiene cabida en mi paraíso... por eso creo que me odia... mis sueños son más veraces que la realidad, aunque día a día él quiera convercerme de lo contrario...
No te dejes vencer nunca compañero...!

Virginia dijo...

Si abro las puertas estare perdida. Pero ya no tengo miedo.

Mi paraiso siempre esta en llamas.


Mil
y
un
besos
clandestinos.

Noriako Agashashi dijo...

ù__ú...¿La humanidad no se da cuenta aún?

Sabes, yo respeto mucho a Gaia.

Con dulces palabras,Calmaba su irá.
Poesías que no podía expresarle,
se las expresaba a través de mis acciones. Siempre, le he tratado, como si fuera un humano más. Gaia y los animales, yo los trato y defiendo, aún cuando muchos me han tratado de "desquiciada" ¿Acaso no merecen el mismo trato?

Excelente escrito, te sigo a pies desnudos para ir más ligera.

Se te estima y admira.

atte,

Noriako.

Gabiprog dijo...

Cuánto de sutiles y cómplices parecen las malas sombras si dejamos al desorden de los grises recuerdos reinar.

Fascinante!

Vagamundo dijo...

no me rindo, hay que encauzar las sonrisas y alistarlas frente a las muecas macabras que se esconden ahí fuera, en la luz-
Pero franqueado el umbral se da uno cuenta que todo, hasta el dolor más insoportable, es más verdadero que la gris agonía del glaciar de los sentimientos

Maria Jesús Rodríguez Melero dijo...

Hola Roberto!
Tus letras son visiones oníricas.
La otra noche tuve un sueño muy raro en el que observaba, tumbada desnuda en un bosque, el cielo y los árboles.
A ver si lo escribo algun dia de estos en mi blog!
Cuando te leo recuerdo fragmenttos de mis sueños!
Ya ves! estoy como una cabra!!
Un beso!

una vida lo que un sol dijo...

hay veces que me pregunto,
cuando Roberto escribe, ¿donde está su punto de fuga, en el sótano o en la azotea?
hoy al leerte, la pregunta se repite.

yo no soy poeta, Roberto.

beso ^_^

Cynthia dijo...

MMMMMM prefiero no analizar, sentir y dejarme llevar...

asi tus palabras compañero.

cariños.
;)

Cloe dijo...

Un universo impensado.

Abrazo

cristal00k dijo...

Con demonios y sin ellos una maravilla perderse en tu Universo Roberto.
Besos

Laura dijo...

Yo también creo que el diablo marca el ritmo al que se incendia nuestro paraíso. Has dado en el clavo, como siempre.
Un saludo

NoSurrender dijo...

las puertas de la percepción son confusas desde este lado, sí. Pero luego vuelven, toman nombre de grupo de blues y nos devuelven Jinetes en la Tormenta.

Salud y letras, compañero!

Aire dijo...

¿qué paraíso? ¿dónde quedaba? ¿existió quizá o lo inventamos? ains...

BUENAS NOTICIAS dijo...

Si el paraíso debe incendiarse, al ritmo que sea, tal vez mejor no abrir las puertas de la percepción...

Alnitak dijo...

A veces vendría tan bien que alguien mordiera nuestra nostalgia...
Me ha encantado.

Saludos caóticos

txe dijo...

cuantas cosas!

ángel dijo...

Doloroso y certero. Como la buena poesía.

Un gusto pasar a tu casa.


Saludos...