miércoles, 22 de abril de 2009

Viaje

Cuando viajas esperas algo nuevo. Es como si alguien fuese a rebelarte el secreto, a ti, por tu cara bonita, por haber pagado un billete de tren en clase turista. Los paisajes por la ventana se suceden, se intercalan, se perpetran solos y otras veces los perpetramos nosotros mismos. El poste de la luz que se repite exponencialmente hasta el infinito, las vacas bebiendo su verde literario de todos los días, la mujer que lee en un banco un poquito más sola que ayer.
Tal vez el secreto sólo exista en nuestra cabeza. Nos pasamos media vida quejándonos de la realidad y la otra media reinterpretándola. Reinterpretar el desconcierto es un ejercicio peligroso de heroísmo, y hacernos los héroes nos apasiona. Sentirte el último vestigio de toda una raza en extinción. Llegar a donde crees que nadie ha llegado, y resulta que hay tumbas de Admunsen por todas partes…
El final del viaje está próximo. Y todo sigue igual. La chica hermosa del moño ininteligible sigue en la página dieciséis, el revisor se rasca detrás de su oreja, el documental de national geographic vuelve a terminar. Y tú con la sensación de vivir en un "deja vu" planetario, con cientos de palabras en la punta de la lengua, pero que las muy cabronas no quieren enfrentarse al vacío que precede al estruendo de no tener nada que decir. Quieres escribir, contar, pero tu cuaderno está vacío como al principio. Te preguntan como ha ido el viaje, si sigues viendo a esa chica del abrigo rojo, lo de tu intolerancia a la lactosa…y tú con la misma sensación de siempre. La verdad (o el secreto como queramos llamarlo) no se ha bajado en tu estación y sigue su viaje hasta fin de trayecto; allí donde las vacas no necesitan de la hierba, ni las mujeres de la soledad, y los postes de luz se hacen inservibles porque ya no hay nada que iluminar…

(Escribo en París y os traigo versos)

33 comentarios:

Cordelia dijo...

para "sobrevivir" reinterpretamos nuestra realidad...y en un exceso necesario reinterpretamos nuestra fantasía, porque hay veces que la realidad nos aplasta.

En cuanto a lo de los caminos, es inevitable para mí, siempre que oigo la palabra camino recuerdo una de mis frases favoritas de uno de mis libros favoritos, Ana de las Tejas Verdes, cuando formula una pregunta...

¿sabes que tienen de bueno los caminos?...que tienen recodos...y tras ellos sorpresas.


Un beso...y gracias por tus palabras

mj dijo...

A veces queremos encontrar hojas nuevas para registrar las flores a manos llenas, para remover el agua recién amanecida. Y como ladrones saqueamos los paisajes, queremos encontrar un oasis en un suelo quemado...
Si estás en París, disfruta y no pieneses.
Un saludo Roberto
mj

gloria dijo...

También existen los silencios... los sinsentidos sobre puntos suspensivos... también viene la palabra muda del pensamiento a esclarecer nuestra verdad... la nuestra, querido poeta, porque la absoluta... ay... ésa es para sabios...

Versos desde París, versos tuyos desde la Ville lumière... quizás esos postes tengan que iluminar mucho más de lo que crees. Aquí los espero.

Te sigo leyendo... con absoluta vehemencia.

Besos en la clandestinidad del vagón de al lado.

Sara M. dijo...

y qué más da la realidad...

Bsitos

BUENAS NOTICIAS dijo...

A veces, lo mejor es no esperar nada y, entonces, como por arte de magia, se desvela el secreto...
París..... qué bien!!!! Disfruta!!!
Saludos,
Elena

La cónica dijo...

escribí en parís, algunas cosas. sólo volvieron a españa las postales. el resto quedó en un hotel.

abrir los ojos con intención de ver: a veces compramos un billete de tren para poder hacerlo. creemos que es imprescindible.como buscar debajo de las tapas de los yogures para tener un móvil o una batería de cocina.

besos

p.s. es reVelarte el secreto

Vidita dijo...

HAy caminos que te traen de vuelta, hay otros que se caminan todos los días, el camino de la poesía y las letras son eternos, interminables...yo creo que el secreto viaja contigo, es tu compañero de viaje...te deseo buenas letras y muchos momentos imborrables para que nos los plasmes en el lienzo de papel.

una vida lo que un sol dijo...

quizás sea que no disfrutamos del viaje...

beso.

reina dijo...

Todo viaje es un misterio que debe ser disfrutado desde el comienzo y nunca será develado... como la vida... como el amor... si supieramos el final, para qué vivirlo...?
Gracias por escribirnos desde mágico París...
Un beso

sky-walkyria dijo...

la aventura de ser

besos

medio cobain dijo...

en el periódico de catalunya, en la edición de hoy miércoles, en una entrevista a un profesor de la universidad de (si no recuerdo mal) manchester decía que...
"...para que el tiempo pase más lentamente tenemnos que vivir experiencias nuevas... es mucho o poco vivir 80 años? depende de cómo los hayas vivido.
digo yo, vivir es sentir, es, es vivir a secas

salud-saludos

Roberto Esmoris Lara dijo...

Hasta que logren inventar los "trenes quietos", donde el pasajero podrá seguir en el mismo lugar que le asignó el destino viendo como pasa el paisaje por las ventanillas.

Feliz París, tocayo, amigo querido
REL

Lucina dijo...

La belleza de un poeta
esta aqui,
en este maravilloso escrito.
Un beso

cynthia dijo...

wow... sumergirme en tu escrito es un lindo viaje... de sensaciones, recuerdos, añoranzas, sueños, pensares, amores y hasta analisis... me gusta y mucho caminar tus letras.
Cada viaje es una esperanza un motor una inyección de adrenalina que motiva y facilita muchas veces el andar.

cariños.
besos muchos.
muakkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkk

berenguela dijo...

Paris..qué bonito!disfruta lo que puedas, cuando regreses será fácil escribir de nuevo

marisa dijo...

Me apunto a tu viaje Roberto...un beso, poeta

§♫*€lisa*♫§ dijo...

la realidad presente es una tiranía que nos devuelve al pasado...

Un abracito de sol

Maria Jesús Rodríguez Melero dijo...

Que bonito Roberto!
A mi también me gustaria visitar París.
Me gusta mucho lo que has escrito!
Un abrazo muy grande!

rodri dijo...

Compañero, como dice el maestro Porchia: "El viaje, un partir de mí mismo para arrivar a mí mismo"...
Feliz viaje a las buhardillas parisinas de locos artistas bohemios...
ABRAZOS

NoSurrender dijo...

Claro, Roberto. La verdad sólo se baja en la última estación. Nada se comprende hasta no haber llegado al final, cuado ya es demasiado tarde. Esa es la tragedia de la soledad humana.

Salud!

Gabiprog dijo...

Digerir demasiado heroísmo hace que el ego tenga pesadas digestiones, no es bueno para el viaje.

Antígona dijo...

Tal vez reinterpretar el desconcierto sea, como dices, un peligroso ejercicio de heroísmo.

Pero me temo que se trata de un ejercicio estrictamente necesario cuando el desconcierto emerge y uno aspira a no sucumbir a él.

El problema es que tener que hacer de héroes es tan tan cansado...

Un beso

ana. dijo...

El secreto está en vos, compañero.

Te espero

Vicky dijo...

Como andas? :)
Yo acaaa estudiando a maas no poder que se le va a hacer ...

Muchos saludos (L)

Begoña dijo...

Es un regalo. Mi primer regalo de París. Gracias. Yo, también viajo, más con la imaginación que con un cuerpo danone, ¿o cuándo estoy allí en realidad llegué aquí? Los mapas de nuestras vidas tienen unas brújulas un tanto despistadas. La rosa de los vientos nos lleva donde quiere. No obstante, es lo que hay.
Un abrazo. Me gustó tu regalo.

Noviembre dijo...

Es tan precioso... me encantó!

una vida lo que un sol dijo...

y sus versos dónde están?

:P

ciao lindo!

cristal00k dijo...

Escribes y creas tu realidad, lo demás va llegando a través de esos caminos que imaginamos.
Me gusta. Como siempre...
Besos Roberto.

Virginia dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Virginia dijo...

Me encanto. Realmente visualice la escena. Y vi esto...

http://img259.imageshack.us/img259/1348/n11954669933125723415.jpg


Camino a Verona desde Venecia, Agosto del 2006. Si, esa soy yo.

Un saludo ;)

Virginia dijo...

No se por que se corta la URL, je je!!


http://img259.imageshack.us/img259/1348/
n11954669933125723415.jpg

llamamecordelia-burbuja dijo...

Muchísimas gracias, de verdad.

Un beso

Luar dijo...

mi vida es una eterna viaje...
Abrazo!