jueves, 16 de abril de 2009

Poema de una sola metáfora ( o tal vez haya sitio para diez mil)


(In the Mood for Love)


El amor
es un piojoso poeta
que ejerce la mendicidad
sobre la lumbre mágica
que ilumina tu entrepierna.

(Me corro despacio en un “ahora” desnudo. La luna aulla hambrienta)

Bajo los tejados de zinc de la infinita ciudad,
doscientas cincuenta mil noches
me llevó urdir otro adulterio
contra mis palabras
devoradas por los perros…

(Encerrémonos en una habitación a refundar la poesía occidental)

33 comentarios:

Bris! dijo...

qué título interesante...

me gustó mucho tu poema, como la mayoría de tus escritos.

que tengas un buen fin de semana!

Vidita dijo...

SIIIIIIIIIIIIII yo quiero uno de esos encerrones!

jajajajaja

Hermoso y profundamente erótico.

charlotte dijo...

La noche amarilla avanza sobre el cuerpo desnudo de tu alma.
Los faroles, ahora, proyectan gestos efímeros, aunque tímidos, abren despacio cada herida.
El humo teje palabras perdidas en un eco.
Y hay un extraño roce de luna, que nos une eternamente.
Solo voy a decirte que "El amor
es un piojoso poeta..."

Jota dijo...

El amor
es un piojoso poeta
que ejerce la mendicidad
sobre la lumbre mágica
que ilumina tu entrepierna.

¡Qué grande!

Gabiprog dijo...

Tal vez el poeta podría ser un potentado en sentimientos pero siempre con ese afán por las migajas que desprende un alma herida.

Un abrazo y buen fin de semana!

Bel dijo...

Tus poemas de amor son tan precisos, están tan cerca de lo real y son tan hermosos...
Eres un poetazo.
Besos.

cynthia dijo...

Sabes jugar muy bien con las metáforas... me gusta, atrapas, es creible y apasionantes tus versos.


cariños,
besos muchos.
buen fin de semana.

La sonrisa de Hiperión dijo...

"El amor
es un piojoso poeta
que ejerce la mendicidad"


joder, nunca habia leido una definición tan buena.

saludos

Mercedes Sáenz dijo...

Tanto poema de una sola metáfora como esa maravillosa carta de amor me parecieron excelentes. Mucho para decir, mucho para pensar. Un abrazo. Mercedes Sáenz

medio cobain dijo...

el hígado, por su poder de regeneración, es un órgano asombroso, no así sucede con el corazón.

el soldado,incapaz de ocultar esa herida abierta que le desgarró medio corazón, mendiga entre brazos y piernas en busca de cicatrizante. y así sobrevive a los días y a las noches y lo escribe y lo canta y luego se duerme.
silencio.



salud-saludos

mj dijo...

Sí, el amor es un piojoso poeta loco y no sé cuantas cosas más le añadiría...
Tremendo Roberto...
Un beso
mj

sky-walkyria dijo...

sin ti, contigo, a pesar tuyo,
entre ti, dentro de mi,
para, sin, sobre, tras

cristal00k dijo...

No sabía que el dolor se podía pintar de belleza profunda amigo Roberto. Magnífica!
Besos Maestro!

Divina nena dijo...

Qué bueno... me gusta porque encierra oscuridad, deseo,morbo, amor, poesía... muy bueno.
Besos

Cordelia dijo...

no sé si hay una metáfora, diez, o diez mil

el poema no tiene desperdicio desde la primera palabra hasta el paréntesis cerrado, perfecto

Saludos

Lucina dijo...

La intensidad y la pasión de estos versos lo hacen bellos, muy bellos.
Un beso

BUENAS NOTICIAS dijo...

Qué buen poema, Roberto! Me ha encantado.
El adulterio contra tus palabras me ha parecido devastador...
Un abrazo!

Begoña dijo...

Es cierto, parece que no hay sexo en la poesía occidental...pero sólo parece: haberla, haila. Sin embargo, estamos más acostumbrados a los poetas alejandrinos, sufís...Y aquí llegas tú a arder, a incendiar, a quemar todo vestigio de puritanismo. Bravo. La belleza se puede cantar de muchas formas. Y tú lo haces muy bien.

Laura dijo...

El sexo es parte de la vida y ha de serlo también de la poesía. La poesía es arte, el arte es vida, la vida es sexo. Es posible que, efectivamente, haya sitio para diez mil metáforas o más.
Eso depende del lector y del momento en el que se lea.
Un saludo

una vida lo que un sol dijo...

la película te pegó Roberto...
estoy deseando verla...

el amor como poeta tirado en cualquier esquina, mendigando. Lindo, relindo.

besos y cariñosss mil.

ana. dijo...

La luna está comenzando a aullar hambrienta, aquí, del otro lado. Tu luna está colmándote de aullidos hace unas horas.

-intensamente hermoso-

Un beso y mi mano, siempre, compañero.

Carolina Pérez dijo...

Me alegro de que llegaras hasta mi blog, el tuyo me gusta mucho! Así que seguiré pasando por aquí. Veo que escribes; me interará leerte de vez en cuando, a ver si me inspiro un poquito, jeje.
Sobre la peli Camino tienes toda la razón, yo intenté quedarme con la parte bonita... porque sino... Y Yo tampoco la volveré a ver! Jejeje. Bueno, pues lo dicho, "nos vemos" por aquí!!!

reina dijo...

"El amor es un piojoso poeta que ejerce la mendicidad"... cuando amamos tanto somos capaces de mendigar aunque más no sea sólo una mirada...
Grande tu poema...!!!!!!
También quiero el encerrón...

txe dijo...

jaja, eso del final está muy bien

Lena dijo...

Me gusta mucho.

Me quedo con el paréntesis de cierre.

Tiene fuerza´, ironía y belleza.

Besos, R!

Maria Jesús Rodríguez Melero dijo...

Hola Roberto!
El amor tiene que ser otra cosa.
Nuestras palabras crean nuestro contexto y a fuerza de describirlo tan duramente se transforma y somos capaces de ver a Dios transformado en un piojo negro parasiteando nuestras mejores ideas!
Yo me revelo!
Un beso!

* HADA ISOL dijo...

No mi querido poeta con este talento el poeta no puede ejercer ninguna mendicidad,con tu pluma bastaría para llegar a esa entrepierna y aun más para abordar definitivamente el corazón de la dama!
me gusta como escribes!
un abrazo!!!!!!!

NoSurrender dijo...

supongo que el amor es muchas cosas diferentes que comparten una palabra de cuatro letras... y una podrida tradición literaria llena de apaños en tres actos. Refundemos la poesía, y refundemos el amor.

gloria dijo...

No sé decir cuántas veces he leído esta metáfora (o tal vez diez mil), querido poeta.
He masticado las palabras con un ansia casi animal para alimentar a la luna que me habita.
He desnudado cada una de las doscientas cincuenta mil noches futuras hasta devorar mis instintos.
He despiojado una habitación-perrera para iluminar la mágica mendicidad de las palabras.
Todo, poeta, todo para no saber qué decir, salvo que la refundación ya está en marcha.
Te sigo leyendo...
Besos clandestinos desde la ciudad finita de mis noches.

Luar dijo...

Precisosa pelicula...y poema...

Aire dijo...

ese primer párrafo es magnífico! un placer leerte

gracias por pasar por mi blog

Antígona dijo...

Pese a la tremenda fuerza de tu primera estrofa, no creo que el amor sea un piojoso poeta que ejerce de mendigo. Más bien, diría que es un poderoso mago capaz de hacer crecer flores en el desierto.

Al menos es así como me gusta pensarlo.

Un beso

La cónica dijo...

otro adulterio contra mis palabras... en lo que toca a palabras, hay que ser promiscuos

bien, bien!

refundemos la poesía occidental, sí!

beso!