viernes, 29 de enero de 2010

Misterios de Barcelona

Otoño de 2008. He visto atravesar a Vázquez Montalbán la calle. Hoy es un día gris en Barcelona y los ojos de Manolo no se libran de la melancolía generalizada. Llevaba bolsas de comida. Salía de la Boquería como no podía ser de otra forma. Estoy casi seguro de que era él.

Hace ya unos cuantos años de lo de Bangkok. En ese absurdo aeropuerto se te paró el corazón. Justo cuando se nubló tu vista, los pájaros estaban llorando en los techos tristes de la terminal. La lluvia caía con un caos estricto, como la lluvia de hoy, que trae un puñado de recuerdos: La Comuna de París transmutada en la Vía Laietana, ex – jerarcas metidos en el negocio de la poesía, tu Carvalho y sus libros quemados...

Por un momento pensé en seguirte (tantas novelas policíacas). Hubiese sido un error. La escritura se alimenta de nuestra sangre enfática. No hay que buscarle otra explicación. Moriremos escribiendo, abrazados a una utopía vieja y desnuda. Si nos privan del ejercicio legítimo de soñar, habrán acabado demasiado pronto con nosotros ¿No te parece Manolo?

14 comentarios:

Gabiprog dijo...

Era él, no hay duda.
Él y su magia.



Buen fin de semana!

Aire dijo...

Que nadie nos prive de soñar, ni de las palabras

MartinAngelair dijo...

Roberto,...Barcelona es mi cielo aquí en la tierra,...


...la ciudad, y los ángeles que la nutren.




Un beso muy fuerte, y sigue persiguiendo,...aqui con nosotros.




B.N.C.R.

Sophie dijo...

¿Casualidad?No existe.
Aprendo mucho, disfruto(más).
Y mucho es poco si obedezco de lo guerrillero de este alzamiento interno.
La lectura también se alimenta así(de tu sangre enfática)
Gracias.

Laura dijo...

Hiciste muy bien. Cuesta, pero hay que dejar las cosas así.

Un saludo

medio cobain dijo...

la primera vez que carvalho cayó en mis manos fue con "el laberinto griego". cosas de colegio. lo que más me fascinó fue la portada, en ella estaba aitana sanchez gijón, joder que hermosura... después caí en las garras de carvalho. qué grande!!
conocí a manuel vázquez montalbán y a aitana sanchez gijón el mismo día. qué más se puede pedir.

gran entrada compañero.

BUENAS NOTICIAS dijo...

No sé qué respondería Vázquez Montalbán pero yo estoy total y absolutamente de acuerdo contigo, Roberto, no podemos permitirnos dejar de soñar...

ana. dijo...

Escribir, es como un sueño provocado. Un sueño que se elige soñar a instancias de la realidad.
Y no existe nada en el mundo que pueda impedirlo.

un beso

MaLena dijo...

Tu post en entrañable para mis sentidos.(amo Barcelona)

Los sueños son nuestros y nadie podrá quitarnos esa magia.


Te abrazo.

La cónica dijo...

te pasó parecido con roberto bolaño. mejor así que hacerle pasar un mal rato, estropearle el paseo, obligarle a negarte el autógrafo...

besos

charlotte dijo...

"Moriremos escribiendo, abrazados a una utopía vieja y desnuda. Si nos privan del ejercicio legítimo de soñar, habrán acabado demasiado pronto con nosotros..."

Sin palabras, lo decís todo...
Abrazo grande Robert, te extrañe!

Virginia dijo...

No leí nunca a Montalbán pero, cruzarse con su reencarnación por Barcelona? Parece una historia de misterio.

Barcelona es especial para mi.


Sigamos soñando! Muchos Besos

Lucina dijo...

Cruzarse con alguien que no esperas y te estremeces..

Hoy me pasó.. y por un minuto el mar se redujo a unos versos.

Cuidate.

Noviembre dijo...

Mi paseo de mañana por delante de la Boquería no será lo mismo tras (sobre todo) ese último párrafo tuyo...

Moriremos escribiendo, Roberto, y paseando...