jueves, 8 de octubre de 2009

MARTIN AMIS


Ayer leí un relato de Martin Amis. Hablaba de umbrales de dolor difícilmente soportables. De la cordura que se rompe en mil pedazos. Hablaba de moteles “made in América” y abluciones al amanecer en lavabos de veinte dólares. No podía despegar la vista del libro, me agarraba a las letras que arderían unos minutos más tarde. Todo el mundo sabe en que consiste la fórmula de la combustión, pero nadie sabe cuando termina el trabajo purificador del fuego. El incendio y su elasticidad lírica para llegar donde nadie ha llegado.

En el relato había un tipo que se levantaba de la cama y se miraba al espejo su insomnio, gris y viscoso como una bestia desubicada. Después quedaba con otro tipo en la recepción de un motel de Portland a las 5:35. Estos a su vez quedaban en el aeropuerto de Newark Internacional con otros tipos. Otros aeropuertos. Todos hablaban con otros tipos a través de teléfonos móviles. Ninguno tenía miedo ¿Ha hecho el equipaje usted mismo? ¿Lleva armas punzantes en su maleta? El día iba a ser extraño, ajeno a la insignificancia de las moscas y sus malos presentimientos.

Vuelvan a sus asientos. Volvemos al aeropuerto. Todo va a ir bien. Que nadie se mueva

En las páginas finales se describía a 900 kilómetros por hora el cielo disímil de Nueva York. Las calles con sus hormigueros estáticos. Queens, Coney Island. El estadio de los “Giants” como una inmensa tarta de chocolate para un muerto. La turbulencia no deja rastro, es aséptica como una brizna de hierba viajando en el queroseno. Los pájaros que anuncian el fin de todas las cosas, se dejan vencer por el viento. Delirio y terror. Quizás apenas podía seguir leyendo, tal vez mirase a otro lado. Iba dentro de ese avión. La torre estaba muy cerca. Vertiginoso tormento. Las 8:46:40…
Permanezco sentado en el sofá. Extenuado. Sobrecogido. Habitante del otro lado. Acabo el relato “Los últimos días de Mohamed Atta"...

10 comentarios:

medio cobain dijo...

...se levantaba de la cama y se miraba al espejo su insomnio.
puufffff.
cuál sería la imagen que devuelvía el espejo y cuál la que interpretaba él?


salud-saludos

Noriako Agashashi dijo...

o_________o ame este escrito, simplemente genial.

"Vuelvan a sus asientos. Volvemos al aeropuerto. Todo va a ir bien. Que nadie se mueva…" ¿de verdad iban a estar bien?

atte,

Noriako A.

Aire dijo...

Sobrecogedor... visitarte es irme con la piel de puntillas

Gabiprog dijo...

Sobrecogedor decía Aire.
Estremecen los deseos que acunan las oscuridades del ser humano.

Magnifica entrada.

Buen finde.

MartinAngelair dijo...

Vuelvo a leer.



Beso para tu día.



B.N.C.R.

Laura dijo...

"Todo va a ir bien. Que nadie se mueva". Leo esto y me entran escalofríos. ¿Por qué engañamos y nos engañamos j¡cuando ya se puede mascar la tragedia?

Un saludo

reina dijo...

Excelenemente narrado por vos... jaja
Da escalofríos....
Te dejo un beso sobrecogedor ante tanta turbulencia estremecedora...

BUENAS NOTICIAS dijo...

Guau, qué fuerte. Me has dejado tocada...
Un beso, Roberto.

ana. dijo...

Creo que el día de un suicida es siempre un día "extraño, ajeno a la insignificancia de las moscas y sus malos presentimientos"...como tan maravillosamente lo describís en tu post, Roberto. No leí este libro de Amis -otra mirada sobre el atentado a las Torres Gemelas"- pero lo conocí a traves de "Niños muertos" y su escritura es, por lo menos, inquietante.
Un beso.

Susana dijo...

Te releo -a la espera de un nuevo post- y me viene a la mente un improperio, que ahora ya, a las puertas del finde, me atrevo a decirte: "Joder, eso es leer!". Fantástico.

Abrazos...