jueves, 24 de abril de 2008

Apología "barata" de Henry Miller




Hace unos cuantos meses, estaba en casa aburrido. Había terminado un libro y no tenía nada que leer. Me puse a rebuscar por las estanterías abarrotadas, buscaba un libro que me sacase del tedio de aquella tarde de invierno. Después de descartar unos cuantos, cayó en mis manos un libro blanco, editado con una austeridad casi monástica pero atractivo a los sentidos, a primera vista ese maldito libro tenía algo que ahora no puedo explicar. “Trópico de Cáncer” de Henry Miller, rezaba el título tembloroso de la portada. Ojeé un par de hojas, no muy seguro de mi decisión, y mientras leía pensaba en que línea cerraría el libro y me olvidaría de él para siempre. Hasta que llegué a una párrafo que decía, y cito textualmente “Entonces ¿esto? Esto no es un libro. Es un libelo, una calumnia, una difamación. No es un libro, en el sentido ordinario de la palabra. No, es un insulto prolongado, un escupitajo en la cara del Arte, una patada en el culo a Dios, al hombre, al destino, al tiempo, al amor, a la belleza,..a lo que os parezca. Voy a cantar para vosotros, desentonando un poco tal vez, pero voy a cantar (…)".
Como comprenderéis ya fue imposible dar marcha atrás, y aquella tarde comencé a devorar aquel libro. Después vendrían abismos, noches mágicas y ebrias de un París insurrecto, bailes en el cráter de un volcán, celos y ternura, piojos, putas desmaquilladas y vagabundos que beben acetileno, historias de amor, sífilis y desórdenes afectivos, hambre y bohemia diseminadas por los Campos Elíseos, y sobre todo una incomparable vampiresa llamada “Arte”, acechando en cualquier esquina, esperando sin la única prisa del amanecer a que mi yugular se volviese loca de belleza…

1 comentario:

Ye. dijo...

Uno de mis libros......perfectos, sublimes....