jueves, 25 de septiembre de 2008

MANUAL DE NIHILISMO

Consulta el manual de nihilismo.
Tiene que haber una explicación
a todo esto.

Sinrazón, barbarie,
delirio, cinturones bombas
bajo un traje de alta costura,
pájaros privados de percepción extrasensorial.
Un primer ministro que se hace un implante de pelo.
Un primer ministro que acosa a diputadas,
a logias masónicas, a adolescentes embarazadas,
a sospechosos de traficar con melanina…
Y una galletita salada
que por poco cambia
el transcurso de la historia.
La intolerancia
cotiza al alza en esta mañana de septiembre negro.

Consulta ese libro que tienes entre tus manos.
Busca en el prólogo,
en la página cero,
o entre la soledad helada de un linotipista.
Busca en la página rociada de gasolina,
o en la que se aparean serpientes marinas enamoradas.
Pon tus dedos a trabajar.

Un orden económico que sodomiza a un pobre poeta,
La “Realpolitik”, disturbios raciales,
cabezas nucleares apuntan a cabezas pensantes,
profetas de un amanecer cruento
que se alquilan por el fin de semana.
Y todos hablando en nombre de dios,
y dios que se hace pequeñito
por un complejo de inferioridad mal psicoanalizado.
Si Freud levantase la cabeza.
Vuelos espaciales tripulados
al güetto sumergido de la conciencia: Plazas vacantes…

Discierne en el manual,
la esencia de lo anecdótico,
el trueno de los neones semiapagados,
la sabiduría de los bulldozers enrabietados,
el bricolaje de “los buenos hechos” de la eugenesia lírica.
Huele, degusta el banquete de las hienas,
mastica, pon tus incisivos a trabajar,
digiere respuestas en una leprosería,
y después vomita a las estrellas
poemas de amor…

6 comentarios:

Sara M. dijo...

Durísimo pero no le falta razón ni siquiera a una sola de tus comas.
No hay psicoanálisis que pueda devolverle la salud mental a dios (léase ser humano porque, al fin y al cabo, dios no deja de ser nuestra propia invención)
Un besazo

tomatita dijo...

Todas estas cosas, querido Roberto, me hacen pensar en los pequeños detalles diarios, que hacen ,si cabe, la vida un poco más llena de poesía, o de magia, o como queramos llamarlo.
Además, ya decía Rilke que el verdadero arte nace de la necesidad. Y si te paras a pensarlo un instante, qué mejor momento para la lírica que este, tus palabra son el ejemplo.

Besos

una vida lo que un sol dijo...

vas a disfrutar en el taller literario, tienes formas originales de plantear los textos, Roberto!
la ilustración lo dice todo.
tus palabras la apostillan y la desgranan. Con un pizquita de sal y algo de azúcar. No puedo decir nada más. Me pararia a hablar de cada una de las imágenes que planteas.

imagino a Sigmund y a Dios conversando en alguna terraza de alguna ciudad desconocida. Más allá del psicoanálisis.

muá!!

Roberto dijo...

Sara m. estoy de acuerdo contigo, necesitamos de un dios inventado a nuestra medida, eso si...

tomatia, que puedo decir de tus posts...que em encantan!

una vida lo que un sol, en el taller literario estoy seguro que voy a disfrutar, y conoceré gente interesante...te iré contando...


no me canso de daros las gracias por iluminar mi "clandestinidad"

La cónica dijo...

Inv(c)itas a escribir con este texto, no sé si te lo dije. Un beso.

Roberto dijo...

me alegro cónica...tu escribe, escribe, que tu blog se expanda en todas las direcciones!

un beso