miércoles, 18 de junio de 2008

TRENES

Viajo en tercera,
en un vagón propio
de películas de ciencia ficción.
La lluvia asedia los cristales.
Leo a Antonin Artaud
mientras
la chica del asiento de al lado,
hace retratos robot
de un desconocido
que pinta versos bajo su falda.
Si a la velocidad
que vamos,
chocásemos
con otro tren en sentido contrario,
los sufridos pasajeros
nos convertiríamos
en meros copos de nieve
hechos de muerte y suciedad.
Hasta donde sé,
las probabilidades son muy remotas.
Prácticamente las mismas
de alcanzar otra vez
la tierra prometida de tus pezones,
empujado por la fuerza motriz
y la insana lujuria
de un ejército furioso de olas...
(Novecientos millones para ser exactos)

5 comentarios:

Svor dijo...

Me encantó esta frase
"hace retratos robot
de un desconocido
que pinta versos bajo su falda"

Roberto dijo...

muchas gracias...

estos versos los escribí,una de tantas veces, en que viajo en tren. Una vez sentando mi imaginación se dispara. Ese día habia sentada enfrente de mí una chica preciosa, ella fue la causante de esos versos...

una vida lo que un sol dijo...

te reconozco en estos versos, Roberto. Es más, si no supiera que los has escrito tú apostaría si hiciese falta... es verdad...jeje...

¿cómo será un ejército furioso de olas?

¿y los copos de nieve llenos de muerte y suciedad?

hay imágenes que sólo la poesía hace posibles...

besooo muá!

Roberto dijo...

Muchas gracias por lo de reconocerme en mis versos, es lo mejor que le puedes decir a un poeta...

mils besos

La cónica dijo...

Cada circunstancia concreta, cada lugar en que estamos en cada momento, cada persona que se cruza en el camino, cada recuerdo que borra la memoria, cada mirada de frente al cruzar el semáforo, cada palabra que escuchas tiene muy pocas probabilidades de ser, pero es.

A veces se toma un buen tren, por más que parezca un accidente. Y los mejores versos los inspira una desconocida, aunque parezcan un robo. Y aunque parece que no se considera delito, algunos poetas cumplen condena por estas cosas.

Pocas cosas son lo que parecen.