martes, 29 de enero de 2013

outsiders

Fotografía de Eikoh Hosoe


fuera de la zona de confort no hay teorías ni triángulos isósceles
ni siquiera instrucciones en cuatro idiomas de cómo hacer el amor con trajes de nylon una noche de luna llena
fuera de la zona de confort se respira se sueña y se fornica
como en un mural de Diego Rivera
danzando alrededor del fuego y la demencia de las flores
no hay un coche alemán ni una casa acristalada en el skyline
fuera de la zona de confort no hay seguridad jurídica     
en los besos que transmiten la malaria
fuera de la zona de confort una película situacionista
es proyectada en una pared en blanco
donde sólo se oye constantemente
“nosotros organizaremos la detonación”
fuera de la zona de confort
Demóstenes medita en el centro mismo de las cosas
cuando termina
se saca una a una las piedras de la boca  
y se caga en la metafísica con todas sus fuerzas…
fuera de la zona de confort
los días tienen perros que no conocen el hambre          
fuera de la zona de confort                      
unos desconocidos
interrumpen el sermón dominical
y proclaman
la soberanía hermosa y redonda
del otro lado de los espejos…
     

13 comentarios:

josé dijo...

Mi debut lector con usted, amigo, me ha impresionado gratamente, una lectura para más de una vez, quedé prendido, seguro que lo seguiré

esa de afuera de mí dijo...

somos outsiders, rober.
por eso escribimos poesía.
porque tenemos la ilusión de que el reflejo que nos devuelve el espejo invertido, nos muestre al fin nuestros espectros para que podamos nombrarlos de una puta vez.
el confort... lo encuentran los otros. y con suerte nosotros lo hacemos, cada tanto, en algún que otro abrazo, en algún que otro beso.

desde acá, de este lado, te los doy igual. que traspasen.

lil.

The Gossip Eye dijo...

La zona de confort está muy bien.
Da seguridad y siempre sabes lo que te vas a encontrar.
Pero de vez en cuando está bien salir de ella y encontrarse con todas esas cosas de las que hablan tus letras rojas.

:)

muaaak.

Carlos dijo...

Esas zona, esa zona en ocasiones es tan dificil de encontrar.

JOAN dijo...

un texto con el caos que requería la definición de esta zona sin confort, que es un poco la de la rutina en que vive el estrés!

un abrazo compañero!!

Celesta dijo...

A veces son zonas erróneas, o complicadas de ubicar, no es la primera lectura que le hago, he venido en varias ocasiones. Me gusta mucho el nombre del blog el verso clandestino, suena oscuro.

Un beso

Marián dijo...

Lo que escribes me parece precioso... tiene fuerza...

Me voy encantada...

Vagamundo dijo...

Las zonas confortables sólo son tránsitos de mentiras... el resto es lo que apechugamos (y a veces se nos queda pegado al cuerpo)

Doctora Glas dijo...

Sal de la zona de confort y actualiza, perro. No puedes tenernos tanto tiempo sin leerte, te voy a matar a palos Robertitis!!!!!

RECOMENZAR dijo...

bello tu texto

Anónimo dijo...

querido roberto, veo que andas creciendo, ya rondarás los 127 años, no??? tu admiradora de los miércoles pasados

inma ortiz dijo...

Aquí no hay revolución

PMPilar dijo...

esa, una. ¿para cuándo la otra re(vol.UCI.ON?)



Saludos/abrazo