miércoles, 31 de octubre de 2012

japoneses

Fotografía de Masao Yamamoto.


hay manchas de café en el suelo
pañuelos de papel y un preservativo
la afasia roja de unos zapatos de tacón 
una mosca
posada en la lámpara
sueña con un francotirador       
la ropa   
doblada escrupulosamente
sobre una silla
respira vacía
lenta y desacompasada al sudor de las palabras  
ajena a la digresión violenta de una fuga
ensimismada
en la contemplación de los cuerpos
que yacen sobre la cama
el paisaje y la belleza celeste del cuchillo
agrietando
el espejo
y la angustia de quererse encerrar en
la piel del otro  
hasta el fin de los días
afuera
el diluvio moja los sismógrafos de Tokyo
pongamos que el piso treinta y tres de un hotel
pongamos
que el amor
ese pájaro neurótico
que se limpia las alas una y otra vez….

11 comentarios:

The Gossip Eye dijo...

Siempre que me paso por aquí, me encuentro con cosas que me gustan :)

Esta vez la que más ha sido:

(···) el amor ese pájaro neurótico que se limpia las alas una y otra vez….

muaaak.

Jaaarrrlll dijo...

Es la que expusiste ayer? Me
Gusta.

Jadeth dijo...

qué sucederá, en ese mismo momento, en cualquier otra habitación?


Un huesito

(* dijo...

Tanizaki habla en "El elogio de la sombra" de la tenaz búsqueda oriental de la belleza en lo oscuro, en la penumbra, incluso en lo turbio. Como un japonés más, tú has sabido encontrarla.
Un beso, poeta.

JOAN dijo...

Retrato de una estampa, y el amor con su constante tiritar...

Gran poema!!

Abrazos dsd Barcelona :)

Laura dijo...

Curiosa escena: las de gotas de café y un preservativo por el suelo, contrastando con la ropa escrupulosamente doblada sobre la silla. Hace calor, ¿verdad? Espero no haberme perdido en la traducción.

RECOMENZAR dijo...

Que placer leerte

RECOMENZAR dijo...

Que placer leerte

Lila Biscia dijo...

esta es la descripción más hermosa que leí de esos instantes
desesperadamente felices
en donde la entrega se hace tan profunda que se siente hasta el agobio de lo desconocido...y nos duele, pero no nos importa. nos desespera, pero tampoco importa...

" el paisaje y la belleza celeste del cuchillo
agrietando
el espejo
y la angustia de quererse encerrar en
la piel del otro
hasta el fin de los días"

besos, rober

lil.

Maria dijo...



patrañas!!

Vagamundo dijo...

Tal vez no sea amor, pero se le parece mucho. En uno de sus disfraces más desquiciantes.