martes, 13 de septiembre de 2011

anoche soñando


("mile of string", 1942. Marcel Duchamp)

Focas amarradas a las puertas de los bares, gatos mendigos…
Una ciudad que era París pero que a la vez era cualquier otra,
una ciudad que devora su propio estómago repleto
de bazares y violentas colisiones de vehículos,
una ciudad de turbantes que viven sin dueño, una ciudad de espejos rotos por donde asoma
un ojo conocido que llora…

Un granadero le revienta un verso a Duchamp en la entrepierna, y se organiza la pelea,  y quiero beber más de eso que bebe el príncipe armenio de la mesa de enfrente, un trago detrás de otro, y después salir a las calles a recitar “una temporada en el infierno” a las putas…cansado de los derviches luminosos que giran  sobre los cielos, asomándome al sexo de una desconocida para depositar la plegaria salvaje de mi beso…(si se besa que no importe el mañana)       

De vuelta a casa llovía mientras ardía la fábrica de esmeraldas. Una noche interminable
me dije
al abrigo raquítico de la intemperie…       

8 comentarios:

Noelia Palma dijo...

es un cuadro, esto es una obra plástica...

eMiLiA dijo...

Y después de todo eso tener que despertar...

Abrazo!

aina dijo...

Desvarios muy visuales y ¿por qué no? en el arte todo está permitido.

Y esto es arte.

Lila Biscia dijo...

el surrealismo de los sueños: focas esperando que sus dueños terminen su cerveza mientas duermen amarradas a los postes de luz; paris de noche envuelta en síndromes vertiginosos; buenos aires y un sol que ilumina palabras que emergen de una sonrisa; putas que saborean a rimbaud mientras les dictan sus versos...

y esto: si se besa que no importe el mañana.
(yo sigo durmiendo un rato más)


r, sos un hombre en rojo absoluto.

besos.

L.

Manuel dijo...

Ebrio Nocturno....

(* dijo...

Ah, azota este sueño, agita, remueve, es convulso. Pero luego, inesperadamente, ese entreparéntesis tan lleno de realidad, tan salvavidas. Casi es como encontrar ese hueco en el que acurrucarse y poder empezar a soñar, otra vez, todo lo que una vez se soñó estando despiertos.

Un abrazo.

Vagamundo dijo...

enmarañándose en las telarañas decorativas del tiempo...

BEATRIZ dijo...

Y sigue la ciudad interminable explayandose en mi mente.

Un placer venir.

Saludos.