martes, 11 de mayo de 2010

Calles de Cracovia

/Calles de Cracovia/
/hombres de sotanas
que portan maletines negros
en plazas aquejadas de tiempo detenido/
/sacerdotes que destiñen al sol
de moribundas edades/
/y las monjas
blanquísimas
fragantes
con sus senos centelleando
en la hojarasca dulce de una piel
aún por enturbiar/
/tiernas matronas del mas allá (de Dios)/
abriéndose paso
entre las miradas descarriadas
de los transeúntes/
/Calles enfermas de medievo/
/padres de familia
que suben a tranvías
rumbo a burdeles fríos/
y la sopa de remolacha
que ablanda
con sus dedos de humo
la fiereza
de un invierno que se aleja…

9 comentarios:

MaLena Ezcurra dijo...

Increíble descripción poética de Cracovia!

Al leer tus palabras me surgen unas imágenes de un film de Fellini (unas monjas caminando con su túnica volada por el viento)

Besos van, Roberto.

Espérame en Siberia dijo...

¡Qué ganas de ir a Cracovia después de tu descripción tan linda!

Mucho besos, muchos, queridísimo mío :)

Gabiprog dijo...

A veces las calles son distintas, pero porque el caminante así lo desea, así son los pinceles del destino... Y mientras, cada actor de la escena piensa en su propio guión...


:-)

Un abrazo!!!!!

Aire dijo...

¿qué puedo decir ya cuando me tropiezo por aquí? simplemente despiertas en mí una luz llena de palabras

unamonja dijo...

La deliciosa sopa de remolacha. Manjar de los dioses. Qué bien se estaba dentro de esa cabeza, haciendo el ridículo.

Vagamundo dijo...

Hechizo decadente pintado en un lienzo, una acuarela otoñal (ya sé que no es la estación...) en que confluyen estos y muchos más instantes de vidas paralelas.

Cracovia transeúnte en una de cuyas esquinas me quedo pensativo un rato, con una pequeña duda sobre el enturbio real de la piel de monja...

MartinAngelair dijo...

Veo aves también,...


...las que descansan de cortos con milimétricos vuelos.




Un placer como siempre Roberto.

Besos y buenas noches.

Lucina dijo...

Dejas huellas en calles lejanas..
y en mi.

Un beso

Laura Gómez Recas dijo...

Me encanta esta forma de escribir. Resbalan las palabras, como si fuera fácil decir lo indecible.

Besos.
Lsura