martes, 13 de abril de 2010

escuchando jazz en tres pasos



"Dear Lord" de John Coltrane,puro terciopelo...

1) Abrocharse los cinturones y poner el asiento en posición vertical, y la melodía que rabia como una niña mala que juega con fósforos sobre la cama de sus padres.

2) un vaso de bourbon, una cerveza bien fría, un gin tonic… pasear de la mano del alcohol por el parque taimado, ajenos los dos al calor amorfo de los pederastas. Una chica en bicicleta que pasa, haciendo retumbar la noche (dios que hermosa que es…) y sigues bajando círculos hacia el estertor de la melodía, allí donde crecen las flores sordas del estallido sutil…

(tu desembarco de Normandía, y una playa que vuela por los aires en tu pupila ensimismada)

3) Ahora toca callar, ni una palabra, quedarte mudo, olisquear tu propia confusión como un perro de aduana con nostalgia del último alijo de cocaína…y la melodía que te pide más y más, y ahora por fin entiendes como sin alas Coltrane exterminaba ángeles con infinita compasión…

10 comentarios:

Aire dijo...

simplemente dejé que la melodía inundase mi casa... de pronto llevaba un vestido de seda negro y bailaba con la copa en la mano mientras diluviaba

Espérame en Siberia dijo...

Oiga, pero qué bonito. Usted siempre hace magia :)

Gabiprog dijo...

Me recuerdo como un jovencito que iba mas allá de lo que escuchaba en la radio... Pero con 19 años su música me superó... Ocho años despues me hechizó.

Yo sé que tu me entiendes.

:)

Un abrazo!

reina dijo...

Preparé mi silla en posición vertical, sin alcohol, por la hora, son las 5 de la tarde, la hora del mate... hice silencio y puse play........
Se puede sentir el vuelo de los ángeles....
Menos mal que no me abroché el cinturón... tengo problemas para seguir instrucciones, siempre me salteo algún paso... esta vez fue mejor... me hubiera privado del vuelo....
Esta noche lo repito con una cervecita bien helada....
Gracias por compartir esta maravilla compañero....!!!

medio cobain dijo...

es una acertada manera de pasar el rato, pero sin ataduras para así poder salir volando.
sencillamente enorme
salud-saludos

Vagamundo dijo...

cuando la literatura linda con la magia, cuando alrededor de cada letra revolotea un halo de luz, cuando la mirada del escritor embellece la realidad haciéndola más real, es hora de entregarse, corazón en manos esposadas, a las legiones de la fantasía.

Jota dijo...

Jazz y alcohol, qué sabia combinación...

MaLena Ezcurra dijo...

Es así Coltrane extermina ángeles, llena el espacio de sonidos milagreros y esas cosas.

Maravillosa.mente danzan tus palabras al ritmo.


Te abrazo hermano mío.


M.

Lena dijo...

Me encanta.

Me apetece leerte con jazz de fondo y un martini con doble de aceitunas en la mano.

Me apetece soñar.

Un beso, Roberto!

Gracias por el texto...gracias por Coltrane.

Noviembre dijo...

grande, grande, graaaande...